Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/25/d742537515/htdocs/app742537797/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 2722

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/25/d742537515/htdocs/app742537797/wp-content/plugins/revslider/includes/operations.class.php on line 2726

Warning: "continue" targeting switch is equivalent to "break". Did you mean to use "continue 2"? in /homepages/25/d742537515/htdocs/app742537797/wp-content/plugins/revslider/includes/output.class.php on line 3624
Rubén Íñiguez Pérez | Autoflagelación 2
Rubén Íñiguez Pérez | Autoflagelación 2
1301
post-template-default,single,single-post,postid-1301,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,transparent_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Autoflagelación 2

Por supuesto que creo en la intención del escritor, pero más en que, por mucho que este quiera, una vez que su obra se hace pública esta puede ser interpretada de mil maneras. «La sacrosanta intención del autor no sirve para nada: los libros no significan lo que el autor quiso, sino lo que el receptor desea», dice Antonio Orejudo en Grandes éxitos. Y no le falta razón. Lo que nosotros contamos no tiene por qué generar las sensaciones que nosotros queremos en nuestro lector. Se me ocurre ahora cuando suelo contarle a un colega anécdotas de mi adolescencia que yo creo ambientar como si de It o Cuenta conmigo se tratasen, pero mi colega dice que son historias que bien podría dirigir Fernando León de Aranoa o Achero Mañas. Me deja muerto cuando me lo comenta. Pero ¿qué hago? ¿Le digo que es idiota porque no ha comprendido lo que he contado? ¿Quizá es que mi historia tiene poco de Stephen King?

Hay además mensajes inintencionados, cosas que se pueden interpretar pero que en realidad no se ha pretendido transmitir. Un cuento o una película no tienen por qué ser pretendidamente racistas u homófobas para mostrar escenas que lo son, pues sin querer muchas veces compartimos esos estereotipos mediante chistes o comentarios.

Todo esto que cuento son cosas más que evidentes, lo sé, qué voy a aportar nuevo al tema. Pero lo cuento porque, como intento de escritor, es un asunto que me inquieta. Tengo en mi mente varios relatos y novelas que me gustaría publicar algún día, y sí, soy consciente de que una vez lo haga (si es que lo consigo) pasarán a otras manos y no podré evitar que sus sensaciones al leerlos sean completamente antagónicas a las que pretendo, lo asumo, pero tengo miedo a esas posibles sensaciones, y por eso a veces me guardo mis historias en lo más profundo de un cajón. Prefiero que me digan que son malos a que se saquen de ellos ideas que nunca quise expresar.

Hace años hice un cortometraje en un cursillo. Era el trabajo final. Me encanta la idea, no tanto el resultado. Una de las críticas que me hicieron cuando mostré el guion fue la nula presencia de personajes femeninos, sí, era verdad, pero en mi defensa argumenté que yo no veía mujeres en esa historia. Al final metí una, por contentar, y es una de las cosas de lo que más me arrepiento. Aparte de ser un personaje de relleno, aquella mujer hizo de madre y su única función en la historia era la de llevar una bandeja y atender a padre, hijo y suegro. Vamos, que lo veo y me cago en la puta hostia. Yo desde luego no me considero una persona machista, pero ahí puse mi granito de arena en el mundo de los estereotipos de la mujer.

Creo que ya no caería en nada así, pero no lo sé y eso me inquieta.

Rubeniperez
rubeniperez85@gmail.com

He sido muchas cosas pero ninguna en particular: filólogo, intento de escritor, coordinador en el festival de cine fantástico y de terror La Mano, creador del fanzine Spasmo y colaborador no muy frecuente en portales como Spanish Fear, Canino y La abadía de Berzano. Hice un cortometraje en el que salía una cobaya meando.