Rubén Íñiguez Pérez | 2018 julio
0
archive,date,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,transparent_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Recuerdo un día que me crucé por la calle con un colega del barrio —a quien llamaré Señor Z—. Me contó que acababa de llegar de Japón, que había ido allí para ver el mundial de baloncesto —aquel en el que España se proclamó campeona—....