Rubén Íñiguez Pérez | YO
827
post-template-default,single,single-post,postid-827,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,qode-title-hidden,side_area_uncovered_from_content,transparent_content,qode-theme-ver-11.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

YO

YO. Ese es el tema con el que quiero empezar este blog. YO y solo YO. Contar que me ha llevado aquí, aunque no interese a nadie y solo escriba por puro desahogo, para creer que hago algo. Escribir por escribir, por ocupar espacio en la web.

Abandono El almuerzo vestido, mi anterior blog, pero no lo elimino porque me parece interesante que se pueda seguir consultando, pues si bien hay unos cuantos textos de los que sinceramente me avergüenzo, tampoco es que me arrepienta de haberlos publicado. Todo lo contrario. Escribí lo que me pedía la cabeza en ese momento, pero lo hacía con un estilo descuidado y sin desarrollar demasiado los asuntos que trataba. Ahora soy consciente de ello y es algo que me ha ayudado a mejorar, o al menos eso creo, cosa que no observo en otras personas que llevan años escribiendo sin mostrar evolución alguna. Es lo que tiene escribir por decir “soy escritor”. Sí, puede presumir de llevar publicados más de veinte libros, pero aún sigue hablando del “azul del cielo” y de que la luna es “redonda como un queso”. Vamos, que lleva años repitiendo primero de metáfora. En fin.

YO quizá no debería hablar. No soy ni mucho menos Faulkner. Ni de coña. Pero soy consciente de que he reducido mis niveles de ignorancia a lo largo de estos de años. Al menos, ya no me expreso como un fumado de parque obsesionado con los ovnis y las pseudoconspiraciones. Hay gente que incluso me ha confesado que le gusta mi forma de hablar. Lo que ya no puedo asegurar es si lo que aquí publicaré va a ser bueno en comparación con lo que puede leerse en mi anterior blog, pero al menos confío en que estará mejor escrito. Aunque, mientras redacto estas líneas, ya estoy dudando de si merece la pena seguir escribiendo esta gilipollez. Pero bueno, tiene que haber algo con lo que empezar.

Lo que sí puedo adelantar son los asuntos que abordaré. Por lo general, hablaré de cine, de literatura, de música, de diseño gráfico o de videojuegos, e intentaré abordar temas más “universales” o “generales” y, si me decido a perder la vergüenza de una vez, publicaré algún que otro relato. ¿Qué no haré? Pues poner publicidad de todas las cosas en las que colaboro o trabajo. Para eso están las redes sociales que podéis consultar en el pie de la página.

Espero de todo corazón que el resto de entradas sean mejores que esta, algo que no me va a resultar difícil.

Tags: